viernes, 22 de abril de 2016

La espera

Allí quedó de testigo mudo aquella toalla colgada. Nunca más se supo de su dueño. Se adentró en el azul profundo del mar y nunca más se le volvió a ver. Se disolvió.


Tomada en la playa de Ereaga. Bizkaia.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AddThis

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Web Analytics