martes, 17 de marzo de 2015

Gas letal

Tenía ganas de vomitar, de repente le venía el ahogo, era tan tangible que le obligaba a cerrar los ojos, fuertemente. No podía creer lo que estaba sintiendo, necesitaba respirar aire limpio, allí todo olía a podrido, pero no podía mover ningún músculo. Abrió los ojos pero seguía siendo de noche. En cuanto amaneciera sólo iba a tener un propósito huir, huir lejos de aquel ambiente. Pero amaneció soleado.


Tomada en "el rastro" de Madrid




No hay comentarios:

Publicar un comentario

AddThis

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Web Analytics