domingo, 29 de junio de 2014

Calma

La pradera se ha visto salpicada de color morado, ya han florecido los cantuesos, ese color que tranquiliza el alma, le permite a ella gozar de una cierta serenidad y calma en el torbellino de su vida. Ese color que la conecta con lo más profundo de su yo y que parece haberse convertido en obsesión. 


Tomada en sierra de la Demanda. Burgos



 

1 comentario:

AddThis

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Web Analytics