jueves, 4 de marzo de 2010

El embate del mar

argolla
La presencia del cercano mar no perdona al metal. Por más protección que se le dé a base de capas, acaba dejando al descubierto su piel arrugada, débil y poco a poco va oxidándose con la caricia de los elementos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AddThis

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Web Analytics